CONTACTO
18 NOV 2019
En una circular anterior explicábamos los cambios que ha traído consigo la nueva Ley de marcas, que se adaptó a principios de 2019 en la Directiva Europea 2015/2436 a través del Real Decreto-Ley 23/2018.
 
A continuación, explicamos toda una serie de aspectos que hacen referencia al derecho de protección de marcas para aclarar cualquier tipo de duda que pueda surgir en este ámbito.
 

¿Quién puede registrar una marca? ¿Cuánto cuesta?


Para poder ejercer el Derecho de Propiedad industrial sobre una marca es necesario tramitar su registro. Pero primero de todo, hay que valorar si ya existe la marca o nombre comercial que se quiere registrar y que permita diferenciarla de otros productos o actividades afines.
 
Además, también se estudia su viabilidad, su coste (el precio varía en función de la actividad que se lleva a cabo) así como la duración de esta protección, que puede llegar a 10 años renovables.
 

¿Qué diferencia hay entre marca y nombre comercial?


Una marca es cualquier rasgo diferenciador que permite distinguir los productos y/o servicios de su titular de los de su competencia. El nombre comercial, en cambio, se refiere a la denominación que identifica a una empresa en el ámbito mercantil y permite diferenciarla de aquellas que llevan a cabo actividades idénticas o afines.
 
Por ejemplo: Zara, Massimo Dutti, Pull and Bear o Bershka son marcas, e Inditex sería el nombre comercial de la empresa.
 

¿Cómo distinguimos una marca de una denominación o razón social?


Como decíamos antes, la marca son los signos que diferencian los productos o servicios mientras que la denominación o razón social es el nombre que identifica el empresario en el ámbito jurídico como sujeto de relaciones jurídicas.
Si seguimos con el ejemplo anterior, la razón social de las marcas que hemos mencionado sería Inditex, S.A.
 

¿Cómo diferenciamos una marca del nombre de dominio?


El nombre de dominio corresponde a la dirección de Internet, que puede entrar en conflicto con una marca en el momento de registrarse, pero puede obtener protección igualmente a través de los tribunales o de la Organización Mundial de Propiedad Intelectual a través de un sistema de arbitraje.
 
Existen tres tipos de dominios y de registro:
 
  • Nobres de dominio de nivel bajo (.com, .net y .org). No requieren ninguna comprobación previa y los puede registrar cualquier persona, que se convierte automáticamente en su titular. Este registro se realiza ante la ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers) y la persona que primero lo haga será quien tendrá derecho sobre el mismo.
  • Nombres de dominio de segundo nivel bajo (.es). Son asignados según criterios de prioridad temporal. Son comprobados y nunca podrán ser solicitados aquellos que ya hayan sido asignados anteriormente.
  • Nombres de segundo nivel bajo (.es) se asignan según criterios de prioridad temporal. Estos se comprueban y no podrán ser objeto de solicitud.
  • Nombres de tercer nivel bajo (.com.es, .nom.es, .gov.es, .org.es, y .edu.es). También se asignan respecto el criterio de la temporalidad de la solicitud. Por otra parte, hay nuevas extensiones que podemos encontrar hoy en día con una mayor disponibilidad para registros: ".viajes", ".futbol", etc.

¿Cómo distinguimos una marca de un diseño industrial?


El diseño industrial representa un derecho exclusivo que otorga sobre la estética de un producto, y tiene requisitos diferentes a los de la marca, que se limita a distinguir productos y servicios. Un ejemplo de diseño industrial podría ser, por ejemplo, la carrocería de un coche.
 
En CINC Asesoría nos encargamos de realizar el registro y seguimiento de marcas y patentes. Para más información, no dudes en contactarnos en info@cinc.com.

 

MÁS NOTÍCIAS DE CINC

¿Tienes una empresa inactiva no liquidada? No olvides cumplir con tus obligaciones fiscales y mercantiles

Cuando una sociedad deja de tener actividad económica, existe la posibilidad de dejarla inactiva a la espera de decidir si se reactivará de nuevo o si se disolverá. Una de las principales ventajas de esta fórmula es que permite ahorrar los gastos de disolución y el tener que constituir de nuevo la sociedad. Por este motivo, muchas empresas que cesan su actividad eligen esta opción antes de llevar a cabo su cierre definitivo

Inscríbete al Newsletter de CINC

Te puede interesar


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso. Puede obtener más información, haciendo click aquí aquí.

Aceptar