CONTACTO
06 MAY 2021
Trabajar desde casa, aunque permite ahorrar en desplazamientos, implica una serie de gastos derivados del uso de la vivienda como lugar de trabajo, como la electricidad, el agua, el gas, el Internet y el teléfono móvil. Por este motivo, una de las dudas más frecuentes que tienen los autónomos que desarrollan su actividad profesional desde su domicilio particular es si pueden deducirse el coste de estos consumos en los impuestos.
 
La buena noticia es que, desde el 1 de enero de 2018, la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo incorporó en la Ley del IRPF una nueva regulación que permite a los trabajadores autónomos que destinen su vivienda habitual a su actividad económica deducirse un 30% de los suministros en el IRPF. 
 

¿Qué requisitos se deben cumplir para poder deducir los gastos vinculados a la vivienda habitual?


El artículo 11 de la Ley 6/2017 de Reformas Urgentes del trabajo autónomo aclara los gastos que pueden deducirse:
 
“Tendrán la consideración de gasto deducible para la determinación del rendimiento neto en estimación directa:
 
En los casos en que el contribuyente afecte parcialmente su vivienda habitual al desarrollo de la actividad económica, los gastos de suministros de dicha vivienda, tales como agua, gas, electricidad, telefonía e internet, en el porcentaje resultante de aplicar el 30% a la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad respecto a su superficie total, salvo que se pruebe un porcentaje superior o inferior”.
 
Por lo tanto, siempre que se destine una parte de la vivienda al desarrollo de su actividad, podrán deducirse un 30% del porcentaje de metros cuadrados afectados respecto a la superficie total de los gastos de suministros del domicilio (como agua, gas, electricidad, telefonía e Internet, etc.), siempre que:
 
  • La vivienda se encuentre afecta a la actividad profesional, es decir, que una parte de ella esté destinada a llevar a cabo la actividad. 
  • Los suministros estén a nombre del autónomo/a. 

¿Cómo se calcula la deducción?


En la práctica, esto implica aplicar este porcentaje a la porción destinada a la actividad profesional de la vivienda. Por ejemplo, en el caso de un autónomo que destine 18 metros cuadrados de su domicilio (de un total de 110) a desempeñar su actividad profesional, la cantidad deducible en el coste de las facturas de los suministros (electricidad, agua, Internet, etc.) resultará de aplicar el 30% sobre los metros cuadrados declarados afectos a la actividad. 
 
Por tanto, si el total de los gastos por suministros asciende a 300€, el porcentaje a deducir sería el siguiente:
 
300x0,16 (16% de afectación de la vivienda) x 0,30 (30% de deducción) = 14,4€.
 

MÁS NOTÍCIAS DE CINC

Prórroga de la prestación por cese de actividad de los autónomos y nuevas exoneraciones de las cuotas de la Seguridad Social

El Gobierno acuerda mantener y prorrogar hasta el 30 de septiembre de 2021 las prestaciones extraordinarias vigentes de los trabajadores autónomos que vieron interrumpida su actividad debido a las medidas de contención y limitación adoptadas por las autoridades sanitarias, además de incluir nuevas exoneraciones en las cuotas a la Seguridad Social, todas estas medidas vienen recogidas en el Real Decreto-Ley 11/2021, de 27 de mayo, sobre medidas para la defensa de la ocupación, la reactivación económica y la protección de los trabajadores autónomos.

Inscríbete al Newsletter de CINC

Te puede interesar